Consulta a TU FARMACÉUTICO.

¿Cómo puedo controlar mis niveles de grasas en sangre?

Del campo a tu cuerpo, siempre con respeto por la Naturaleza.

El colesterol y los triglicéridos son sustancias indispensables para la vida. El colesterol es un constituyente fundamental de las membranas de las células y de diferentes hormonas, mientras los triglicéridos intervienen en la reserva energética. No obstante, tener altos niveles de estos lípidos en sangre puede suponer un riesgo cardiovascular al depositarse en nuestras arterias y dificultar el flujo de sangre.

Las dietas ricas en grasa, el sedentarismo o el estrés al que nos vemos sometidos en nuestra rutina diaria se encuentran frecuentemente asociados con unos altos niveles de lípidos en sangre, aunque también puede tratarse de un problema genético. Sin embargo, independientemente del origen, estos niveles pueden empeorar con un estilo de vida poco saludable.

Como bajar colesterol malo alto

Por ello, la principal medida para controlar unos niveles altos de colesterol es cambiar el estilo de vida hacia uno más saludable. Intenta pensar en ti y cuidarte cada día, no solamente reducirás los niveles de lípidos en sangre, también conseguirás mantener un peso saludable y reducir tu riesgo cardiovascular.

Consejos clave para controlar los niveles de grasas en sangre:


  • Sigue una dieta equilibrada y variada que aporte:
    • una baja cantidad de grasas saturadas, ácidos grasos “trans” y colesterol de origen animal. Para ello, reduce la ingesta de bollería industrial, embutidos grasos, productos lácteos enteros y alimentos precocinados.
    • una reducida cantidad de azúcares evitando añadir azúcar de mesa a tus recetas y disminuyendo el consumo de bollería, refrescos y salsas precocinadas.
    • ácidos grasos omega 3 presentes en alimentos como el pescado azul (salmón, sardinas o atún, entre otros). Introdúcelo en tu dieta al menos 2 veces a la semana.
    • 5 raciones de frutas, verduras y hortalizas al día, que te proporcionarán nutrientes antioxidantes.
    • alimentos ricos en fibra soluble como la presente en la avena, lentejas y algunas frutas y verduras. Este tipo de fibra tiende a unirse al colesterol favoreciendo su eliminación en las heces.
  • Ponte en forma:
    • evita el sedentarismo, considerado uno de los mayores factores de riesgo cardiovascular.
    • realiza un ejercicio moderado y regular, siempre adaptado a tus necesidades. No solamente te ayudará a reducir el colesterol total y los triglicéridos, también a aumentar el colesterol “bueno” y mantener un peso saludable.
    • intenta realizar un programa de ejercicio aeróbico (por ejemplo, caminar, ciclismo o natación) a intensidad moderada y progresiva de tres a cinco sesiones por semana.
    • en el caso de que lleves mucho tiempo sin hacer ningún tipo de ejercicio es conveniente que previamente consultes con tu médico.
  • Cuídate a diario:
    • abandona el hábito de fumar y reducirás tu riesgo cardiovascular.
    • yoga, meditación o respiración consciente son solo algunas de las herramientas que puedes usar para dejar el estrés a un lado. El estrés crónico puede alterar nuestros niveles de lípidos en sangre.
    • recuerda realizar frecuentes revisiones médicas para mantener controlados tus niveles.
  • Incluye nutrientes beneficiosos:
    • Bergamota, las propiedades de sus principios activos fenólicos son motivo de investigación en la actualidad por sus potenciales beneficios sobre nuestra salud.
    • Alcachofa, con propiedades antioxidantes que ayuda a controlar los niveles de lípidos en sangre y el peso.
    • Lino, el aceite de sus semillas contiene ácido alfa-linolénico, ácido graso Omega 3 que ayuda a regular los niveles de colesterol sanguíneo.
    • Girasol, su aceite contiene una alta concentración de ácidos grasos insaturados, especialmente ácido linoleico, que ayudan a mantener unos niveles normales de colesterol sanguíneo.
Lipiquest®. Código Nacional:
204103.5 (30 cápsulas)